domingo, 28 de febrero de 2010

CORAZÓN REBELDE. Un voto por una forma de vida.


Estamos a las puertas de los premios "Oscar" de Hollywod.
La publicidad nos recuerda  escenas, nos bombardea continuamente con películas nominadas, actores, directores, diseñadores...pero parece que muchas veces olvida películas, a veces buenas, a veces pasables, o a veces geniales... por su dirección, por su banda sonora, por su vestuario, por sus canciones, por las grandes interpretaciones de los actores.

Desde este espacio, va mi reconocimiento por la interpretación de Jeff Bridges en "Corazón rebelde", cantante country pasado de vueltas, en busca de ¿redención?.

Os presento el argumento de la película:

Bad Blake es un cantante de country cincuentón, que fue toda una celebridad, pero que ahora, sobre todo por culpa del alcohol, se limita a actuar en antros de medio pelo, a lo largo y ancho de Estados Unidos. Nuestro hombre está todo el día pegado a la botella de whisky, y no ha conseguido echar raíces, cuatro matrimonios de breve duración dan fe de ello. Durante una de sus actuaciones en Santa Fe, una joven periodista y madre soltera, Jean Craddock, pide entrevistarle. Él al principio sólo piensa en hacer un favor al tipo que ha pedido que la atienda, pero pronto surge una atracción que es también añoranza por las cosas buenas de la vida, que ha dejado pasar de largo en su extenso camino como
cantante.

Lo mejor de la película, dejando de lado la actuación de Jeff Bridges -espero que consiga el Óscar a la mejor interpretación principal masculina-, son sus canciones...
Esperaremos a ver qué pasa en la ceremonia, pero unos cuantos ya hemos dado nuestro voto: aquél que valora una forma de vida.

Carolina, El Halcón.


domingo, 21 de febrero de 2010

KEVIN COSTNER: Un actor "bailando" con música Country.



Estoy sorprendida, no por conocer que el actor-director-protagonista de la reconocida por la Academia de Hollywood,  "Bailando con Lobos" cantara temas country, con banda propia incluída -Modern West-, sino que lo estoy al ver cómo se atreve a dar un concierto en este país, minoritario, desgraciadamente, en este género musical.

No entiendo de música, salvo la que corresponde a la época en que nací, viví y crecí como persona. Mi generación no conocía este tipo de música, propia del sur norteamericano, llena de bellas baladas profundas, de trepidantes violines, el blue grass, el cajún, el outlaw, el Nashville sound... todo ello era ajeno a nosotros, hasta que, pasada la edad del pavo y otros pormenores, con más juicio y capacidad de criterio, fuimos descubriendo -unos antes que otros-, este género musical tan increíble y hermoso, el Country.

Y por ello me sorprende que un actor, no profesional en el terreno musical, se atreva a ofrecernos conciertos cantando canciones que son la esencia de una forma de pensar y de vivir que no es la suya; los grandes cantantes country no han ofrecido jamás conciertos en España -si me equivoco corregidme, por favor-, y, si lo han hecho, creo que nadie entonces lo recuerda, lástima.

Por ello, y pese a quien le pese, obviando el tema del precio de las entradas al concierto, que es otro tema, quiero romper una lanza a favor de Kevin.

Dicen que su concierto estuvo bien, que la gente se lo pasó genial, que canta con muy poca voz y que el público que acudió a escucharlo -verlo-, era mayoritariamente femenino (con lo cual, deduzco que los profesionales de la prensa creen que las mujeres no entendemos ni apreciamos la música, sino que vamos a un concierto para contemplar el trasero del actor de Hollywood que canta: ¿el qué?, No sé...pero está de bueno..., y que sí, que alguna "pollita" irá sólo por verle el trasero, claro está, pero no todas las mujeres que allí se congregaron).

No quiero ser demagoga ni entrar en polémica.
Yo, que no entiendo apenas nada sobre música Country, que apenas he nacido a este mundo, quiero sin embargo reconocer la actividad de Costner, de este actor-músico, que ha tenido el valor de traernos la música de su país -aunque haya destrozado al gran Dylan versionando alguna de sus canciones, según cuentan-. Como yo no estuve en El Palau de la Música, aceptaría gustosa opiniones sobre el concierto de quién sí estuvo allí.
Lo importante es que nos ha traído la música de su país, con mayor o menor acierto, pero la ha traído a España. Sólo por este motivo creo que deberíamos darle las gracias, a él y a su banda.
¿O no?...
Carolina, El Halcón.

(El sonido es malo, pero para que opinéis, os dejo este vídeo de la actuación:)


viernes, 12 de febrero de 2010

SITTING BULL. Toro Sentado, Gran Jefe de la tribu Nativo Americana Lakota Sioux Hunkpapa

Tatanka Yotanka, más conocido como Toro Sentado (en inglés Sitting Bull, en Lakhota: Tȟatȟaŋka Iyotȟaŋka, Grand River, Estados Unidos; ca. 1831 – 15 de diciembre de 1890) fue un jefe nativo norteamericano de la tribu de los Sioux Hunkpapa.

De joven formó parte de la akicita (sociedad secreta) Corazones Valientes, y ganó fama por sus gestas, lo cual lo convirtió en uno de los más importantes líderes espirituales sioux, firmísimo defensor de las antiguas costumbres durante la lucha de su pueblo contra la penetración estadounidense.
El descubrimiento de oro en las Colinas Negras, que se encontraban en el centro del territorio sioux, atrajo a un sinnúmero de buscadores, lo que unido a las continuas incursiones sioux contra otras tribus o contra los constructores del ferrocarril, movió al gobierno de Estados Unidos a realizar una operación de castigo en 1876.

En esta situación, Toro Sentado dio muestras de ser un verdadero líder y consiguió la alianza de varios jefes Sioux y Cheyenes, como Caballo Loco, Agalla y Águila Moteada.

Toro Sentado se hizo famoso al conducir tres mil quinientos indios Sioux y Cheyenne contra el Séptimo de Caballería, que estaba bajo las órdenes del General George Armstrong Custer, en la batalla de Little Big Horn el 25 de junio de 1876. Fueron atacados por el séptimo regimiento , en una acción pésimamente organizada; en cambio, los pieles rojas, encabezados por Toro Sentado, respondieron con tanta energía como ferocidad, y tras aislar a las diversas unidades de caballería, las aniquilaron. Perseguido por el ejército estadounidense, Toro Sentado llevó a sus hombres a Canadá, donde permanecieron hasta 1881. En este año regresó con su tribu a Estados Unidos para que su gente se entregase y con ello terminasen los enfrentamientos. El propio Toro Sentado había sido amnistiado y el ejército lo respetó.

En los años siguientes Toro Sentado formó parte del show de William Frederick Cody - Buffalo Bill-.


Cuando ya fue mayor, Toro Sentado se sintió atraído por unas danzas nativas de carácter místico -La Danza de los Espíritus-, cuya ejecución buscaba expulsar al hombre blanco de las tierras de los nativos americanos. El gobierno estadounidense vio en estas danzas una amenaza, y envió en una ocasión policías nativos para detener al antiguo jefe. En el alboroto que se originó, Toro Sentado y también su hijo resultaron muertos, días antes de la matanza de Wounded Knee.

En sioux, Tatanka Yotanka significa «Bisonte Macho Sentado». El nombre de Toro Sentado llegó al español a través de la traducción del apelativo que se le dio en inglés, Sitting Bull, puesto que bull, además de significar toro, se utiliza para denominar a los machos de animales similares a los vacunos, como los bisontes.


EL PENSAMIENTO DE SITTING BULL

"El hombre blanco sabe como hacer cosas...pero no sabe como distribuirlas".
"¡Indios! ¡No hay más indios excepto yo!"
Nota: Respuesta de Toro Sentado a un periodista que le preguntó cómo se sentian los indios después de ser forzados a entregar unas porciones de tierras al Gobierno estadounidense.
Fuente: Dee Brown (1970), Bury my Heart at Wounded Knee, USA: Holt. Rinehart & Winston.
"Todo hombre es bueno a la vista del Gran Espíritu".
"Si el Gran Espíritu hubiese deseado que yo fuera un hombre blanco lo hubiera hecho. Él puso en vuestro corazón deseos y propósitos, y en el mío puso otros diferentes. No es necesario que las águilas se comporten como cuervos".




Todos los Grandes Jefes Nativo Americanos comparten un mismo pensamiento, una misma súplica.
El Hombre Blanco nunca escuchó al Piel Roja.
Que El Gran Espíritu guíe nuestros pasos.

Carolina, El Halcón.